ultimas noticias

Colegio acorralado por la delincuencia: se llevaron desde herramientas hasta instalaciones eléctricas

El colegio IPEMYT 2 “República Oriental del Uruguay”, de barrio Parque Las Rosas, en la zona oeste de la ciudad de Córdoba, “está acorralado” por la inseguridad.

Además de los continuos robos que viene padeciendo desde hace meses, los delincuentes volvieron a atacar este fin de semana, y se llevaron desde las herramientas, que utilizan los docentes y estudiantes en los talleres, hasta las instalaciones eléctricas.

Los hechos delictivos comenzaron a incrementarse en el IPEMYT desde hace tres meses, a raíz de la quita de los adicionales policiales que se mantenían durante las 24 horas.

“Antes los teníamos todos los días. Nos sacaron los turnos matutinos y después nos sacaron los nocturnos”, relató Darío Zegarra, vicedirector del colegio.

Además, explicó que si bien por varios meses tuvieron la seguridad durante los fines de semana, ahora “ni siquiera” cuentan con eso.

Desde entonces, los ladrones ya ingresaron al colegio tres veces en 15 días. Entre septiembre y octubre les robaron los dos aires acondicionados, después les rompieron las luminarias y las cámaras de seguridad.

Los ladrones se llevaron desde herramientas hasta la instalación eléctrica. (Ramiro Pereyra/La Voz)

Sin nada

El domingo, los delincuentes “volvieron a la carga”. Entraron al colegio tras romper el portón de ingreso.

Un vecino del lugar percibió movimientos en el edificio y llamó a las autoridades para avisarles que el portón estaba abierto. Algo que sucede recurrentemente, en los últimos tiempos, debido a la inseguridad de la que “es blanco” el colegio.

“Robaron las maquinarias del taller, el tablero con herramientas, la instalación eléctrica que era nueva (las térmicas, disyuntores)”, contó Zegarra.

Razón por la cual los estudiantes y docentes se quedaron sin las herramientas de trabajo. Incluso los chicos que tienen que rendir finales no pueden hacerlo porque no tienen cómo trabajar.

“En este ultimo año, la inseguridad nos acorraló. No nos dejaron nada”, dijo Zegara con impotencia. También les roban en la calle, a menudo les sacan los neumáticos de los autos, que están estacionados al frente del colegio, y los estudiantes sufren arrebato de celulares.

El medidor de Epec sin nada. (Ramiro Pereyra/La Voz)

Tras el último robo, las autoridades llamaron a la Policía, “pero no fueron”. Y después de hacer la denuncia policial informaron del hecho al inspector zonal para obtener una respuesta ante el pedido de seguridad.

Zerraga expresó que tomaron una drástica decisión: soldar el portón de ingreso y sacar las pocas cosas de valor que les quedaron porque en las vacaciones los van a dejar sin nada. Aunque “tampoco es garantía”, expuso.

Y agregó: “Tenemos mucha bronca porque sabemos que es gente del barrio”. Y pidió que se les reintegren los servicios de seguridad adicionales.

Los estudiantes y docentes se quedaron sin las herramientas de trabajo.(Ramiro Pereyra / La Voz)