NOTICIAS NACIONALES

El celular de Milman sigue bajo siete llaves

La querella de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó un recurso de reposición a través del cual solicitó tener acceso “urgente” a la información llegada al juzgado sobre el teléfono del diputado Gerardo Milman, involucrado en la pesquisa por el atentado contra la exmandataria.

El planteo fue presentado ante la jueza María Eugenia Capuchetti, quien tiene a cargo la causa por el intento de magnicidio ocurrido hace poco más de un año y que el 15 de septiembre último resolvió “mantener en una caja fuerte, en sobre lacrado y cerrado, información digital” relativa a Milman.

“Nos enfrentamos a situaciones insólitas”

El escrito de los abogados José Manuel Ubeira y Marcos Aldazábal reclama que se anule esa decisión porque “debe poner a disposición de las partes la información digital vinculada con Gerardo Milman de modo urgente”.

“Verdaderamente, nos enfrentamos a situaciones insólitas. Recordamos, por si alguien lo olvidó, que lo que aquí se investiga es un intento de asesinato contra la Vicepresidenta”, advirtieron.

Los resultados del peritaje hecho por las compañías de telefonía solo llegaron a manos del fiscal del caso, Carlos Rívolo, quien había pedido esa información sobre los IMEI de celulares de Milman junto a un informe de sus llamados entrantes y salientes.

Los representantes legales de la expresidenta sostuvieron que, lo que correspondería, es que la jueza “deje sin efecto el burdo trámite que ordenó el 15 de septiembre y realice la ponderación del artículo 236 Código Procesal Penal”.

Los teléfonos de Milman

La jueza había sostenido en su resolución que las empresas “Telefónica y Telecom no dieron una respuesta satisfactoria al pedido del fiscal, ya que no informaron si para remitir el tráfico de IMEI era necesario revelar información vinculada con llamadas o mensajes”.

La querella sostuvo que las empresas debían responder a la demanda de la fiscalía y que sus argumentos no podían ser un “pretexto para justificar la incorporación de pruebas inválidas” en la causa.

Luego de ello, Capuchetti ordenó ahora al fiscal “que vuelva a oficiar a las telefónicas para que especifiquen si pueden remitir los IMEI sin informar llamadas entrantes y salientes y que, recién en caso de una respuesta negativa, curse el pedido a través del artículo 258 CPPN”.

La querella cuestionó la “irracionalidad” de esa decisión y acusó a la jueza de “despertar sospechas” cada vez que se le solicita algo relacionado a Milman. En el mismo tono le advirtió que “las obstrucciones a la producción de prueba son producto de mala voluntad y no solo de una evidente incompetencia”.

“Cuando la maten yo estoy camino a la costa”

La Cámara Federal porteña ordenó a la jueza secuestrar el celular de Milman para peritarlo, algo que se concretó el 22 de agosto pasado con el aporte del dispositivo al juzgado y la disposición por parte de la fiscalía de medidas de prueba.

Milman quedó sospechado en el hecho luego de que un asesor del Frente de Todos
(FdT) en la Cámara de Diputados, Jorge Abello, se presentara ante la jueza
Capuchetti y dijera que había escuchado al legislador opositor referirse al
atentado antes de que ocurriera.


“Cuando la maten yo estoy camino a la costa”, fue la frase que Abello
aseguró haberle escuchado
decir a Milman en el bar Casablanca, dos antes del
intento de magnicidio.