Mundial Qatar 2022: Selección Argentina, ni tan jóvenes ni tan inexpertos

Una de las explicaciones esgrimidas en medio de la confusión y el caos que generó la derrota ante Arabia Saudita fue la del alto número de debutantes mundialistas que puso en cancha la Selección y, por ende, la falta de experiencia. Dibu, Molina, Cuti, De Paul, Paredes, Papu y Lautaro… Aunque pocos de ellos entre en la categoría de “pibes”, los siete tuvieron el martes su bautismo en la máxima cita. Sin embargo, y contra el sentido común, esta no es una cifra exorbitante si se revisa la historia de los Mundiales, donde abundan pruebas de ello e incluso antecedentes de grato recuerdo, tanto propios como ajenos.

En primer lugar, los 7 debutantes que puso Scaloni de entrada en Qatar apenas superan el promedio de primerizos mundialistas del ’78 hasta hoy -por poner un corte histórico que incluya las dos coronaciones albicelestes-. En los 12 Mundiales que transcurrieron desde entonces, Argentina tiene un promedio de 6 titulares debutantes en cada uno de los inicios coperos

La cifra más alta se dio en tres ocasiones, en 1978 y 1986 -nada menos-, y en 2006. Tres procesos de profundo recambio tras Mundiales a los que podría catalogarse de fracasos, tal como sucedió con Scaloni encabezando la ardua tarea de la renovación post fiasco de Rusia.

  • En el ’78 los 8 elegidos por Menotti que tuvieron su bautismo mundialista fueron Tarantini, Galván, Passarella, Olguín, Ardiles, Gallego, Valencia y Luque (apenas Fillol, Houseman y Kempes habían jugado en el ’74). Aquel inicio copero fue con 2-1 a Hungría con gritos de Luque y Bertoni.
  • En el ’86 los 8 debutantes de Bilardo fueron Ruggeri, Clausen, Tata Brown, Garré, Batista, Giusti, Burruchaga y Pasculli (Maradona y Valdano habían jugado en el ’82 mientras que Pumpido, aunque no llegó a tener acción, fue parte de aquel plantel de España). El resultado fue 3-1 sobre los karatecas de Corea del Sur con doblete de Valdano y gol de Ruggeri.
  • Y en el 2006 Pekerman apostó por 8 “novatos”: Abbondanzieri, Burdisso, Heinze, Maxi Rodríguez, Mascherano, Cambiasso, Riquelme y Saviola (Ayala y Crespo ya tenían dos Copas encima, mientras que Sorín estuvo en 2002). Fue 2-1 a Costa de Marfil con festejos del Conejo y Valdanito.
El festejo del equipo tras ganar el debut en 2006. Muchos Pekerboys. (NA)

En consecuencia, difícil achacarle el mal trago del debut a la falta de experiencia mundialista de los elegidos por Scaloni.

Además, y como sucedió este martes, en Francia ’98 Passarella también metió de entrada a 7 debutantes para vencer a Japón por 1-0 con gol de Bati -¿quién si no?-. Estos fueron Roa, Vivas, Ayala, Zanetti, Almeyda, Verón y el Piojo López.

Máx experiencia, peor resultado

Del otro lado, cuando más se apostó por los experimentados en materia mundialista, peor nos fue.

  • En España ’82 el Flaco repitió a nueve de los campeones del ’78 en el debut ante Bélgica (derrota 0-1), con la incorporación de Maradona y Ramón Díaz.
  • Veinte años después, en Corea Japón, el Loco Bielsa también prefirió a los experimentados: en el 1-0 ante Nigeria con cabezazo de Batistuta las únicas caras nuevas fueron las de Pochettino, Samuel, Placente y Sorín.
  • Mientras que en 2018, con buena parte del equipo subcampeón en Brasil como inamovible, Sampaoli sólo hizo debutar a Wilfredo Caballero, Toto Salvio, Tagliafico y Maxi Meza. El partido, fresco en el recuerdo, fue 1-1 con Islandia con gol de Agüero.
La Argentina versión 2018, con algunas caras que hoy sorprenden. (NA)

En el medio quedaron las experiencias de Italia ’90 (6 debutantes en la derrota 1-0 con Camerún: Simón, Lorenzo, Fabbri, Sensini, Basualdo y Balbo), EEUU ’94 (Cáceres, Chamot, Simeone, Redondo y Bati se estrenaron en el 4-0 sobre Grecia), Sudáfrica 2010 (Diego apostó por Chiquito Romero, Jonás Gutiérrez, Demichelis, Di María -a quien “no lo querían”, según el propio 10- e Higuaín para vencer 1-0 a Nigeria) y Brasil 2014 (Zabaleta, Campagnaro, Fede Fernández, Garay y Rojo fueron los debutantes de Sabella, todos defensores, en el 2-1 a Bosnia y Herzegovina).

Los últimos campeones del mundo

En el plano ajeno, no está de más revisar la historia de los debutantes en las selecciones campeonas del mundo de las últimas seis ediciones, cuyo formato de competición se mantiene hasta hoy día.

Francia en Rusia 2018: el DT Deschamps eligió a 7 debutantes para encarar la cita en el debut (2-1 sobre Australia). Entre los primerizos estaban nada menos que Kanté y Mbappé, quizá las dos grandes figuras galas del certamen.

Kanté, Mbappé y Umtiti, tres que tuvieron su primer Mundial en 2018 y fueron clave. (EFE)

Alemania en Brasil 2014: los alemanes venían de jugar semifinales en los últimos tres Mundiales, por lo que no sorprende que Joachim Low haya tenido un plantel con buena cantidad de experimentados. Para el debut (4-0 sobre Portugal) sólo hubo 3 debutantes, entre ellos el temido Mario Gotze.

España en Sudáfrica 2010: el caso que tanto se repite por estos días en nuestro país. La (ex) Furia arrancó perdiendo en la edición africana (1-0 con Suiza), y eso que tenía un equipo con mayoría de jugadores con experiencia mundialista. La generación única de la que gozó Vicente del Bosque venía de presentarse en Alemania 2006 y toparse con la Francia de Zidane en octavos de final. Ante Suiza fueron apenas 4 los debutantes, con Piqué y Busquets entre estos.

Italia en Alemania 2006: aunque fue uno de los campeones más veteranos de la historia, la Azzurra de Lippi no le sobraba experiencia mundialista. En el debut ante Ghana (2-0) en Alemania el DT puso a 7 debutantes. Luca Toni, Fabio Grosso, Daniele De Rossi y nada menos que Andrea Pirlo (recién a sus 27 años) hicieron su debut copero.

El pibe Pirlo vs el veterano Zidane en la final de 2006. (AFP)

Brasil en Corea Japón 2002: otro que se presentó con 7 novatos en la Copa que terminaría ganando. En un sufrido 2-1 sobre Turquía, Scolari fue con mayoría de caras nuevas, entre las que destacaban Lucio y Ronaldinho.

El Brasil 2002, muchas caras conocidas, muchos debutantes. (AFP)

Francia en Francia 1998: por último, el caso que derrumba cualquier tipo de obligatoriedad a la hora de elegir experiencia mundialista. Francia había faltado a las citas del ’90 y el ’94 por lo que resta decir que ni Zidane ni Barthez ni Henry ni ninguno de los otros 19 jugadores de Aimé Jacquet contaba con alguna Copa en el lomo.