Turismo espacial: el capitán de “Viaje a las estrellas” viajó al espacio exterior

Más de 50 años después de haber comandado la USS Enterprise en un estudio de televisión, William Shatner, el Capitán Kirk de Viaje a las estrellas, tuvo su revancha a los 90 años y viajó al espacio en una nueva misión de la empresa Blue Origin, pionera en turismo espacial.

“Nunca imaginé eso, es hermoso, es suave, es puro azul, lo que ves abajo es luz y lo que ves ella arriba es la oscuridad total, es la más profunda experiencia que tuve, no creo que pueda recuperarme”, dijo Shatner antes de cubrirse la cara con las manos para echarse a llorar. A su lado, Jeff Bezos, dueño de Blue Origin, lo abrazó.

Las imágenes fueron transmitidas en vivo por el canal que la compañía tiene en YouTube. Allí, se pudo ver a la pequeña cápsula aterrizar en medio del desierto de Texas con sus cuatro tripulantes en perfecto estado y luego de un viaje que duró 10 minutos y 18 segundos.

Cómo es el cohete de despegue vertical y aterrizaje vertical

“Todo es tan pequeño, es tan imposible de medir lo pequeño que es”, continuó el actor, vestido con el traje azul de Blue Origin, relatando lo que pudo ver desde el espacio. A su alrededor, el resto de los tripulantes y el equipo gritaban y descorchaban champán, pero él seguía tratando de encontrar las palabras exactas para poder describir lo que acababa de ver.

Este fue el segundo vuelo del cohete New Shepard, una nave que no requiere llevar a bordo astronautas profesionales y que además es reutilizable, informó la empresa.

El principio

Así, a las 11.49, hora de Argentina y 50 minutos más tarde lo previsto, el New Shepard partió hasta dejar en el espacio exterior la cápsula con los cuatro tripulantes. Siete minutos después volvió a aterrizar en el mismo lugar y de la misma manera de la que había partido.

El primero de los viajes lo hizo el propio dueño de Blue Origin, el multimillonario Bezos, en julio pasado.

Esta vez, quien se subió a la nave fue nada menos que el icónico Capitán Kirk, quien al mando del Enterprise, y junto con el Señor Spock, protagonizaron las tres temporadas que duró Star Trek –conocida en Argentina como Viaje a las estrellas–, que aún hoy, 55 años después de su primera emisión, continúa generando fanáticos.

“Esto es apenas al principio, pero qué milagroso es el principio”, dijo Shatner en un video difundido por Blue Origin.

Shatner hizo historia como la persona de mayor edad en el espacio, eclipsando por ocho años el récord anterior establecido por un pasajero en una excursión similar en una nave espacial de Bezos.

“¿Qué les parece eso, chicos? Eso fue diferente de todo lo que describieron’’, dijo el actor mientras la cápsula descendía bajo brillantes paracaídas azul y rojo.

Los fanáticos de la ciencia ficción se deleitaron con la oportunidad de ver al hombre más conocido como el incondicional Capitán James T. Kirk de la nave estelar Enterprise ir audazmente adonde ninguna estrella de la televisión estadounidense había ido antes.

Shatner dijo antes de la cuenta regresiva que planeaba pasar sus aproximadamente tres minutos de ingravidez mirando hacia la Tierra, con la nariz pegada a las ventanas de la cápsula.

“Lo único que no quiero ver es un pequeño duendecillo mirándome’’, bromeó, haciendo referencia a la trama de su episodio de La dimensión desconocida, de 1963, “Pesadilla a 20 mil pies”.

Bezos es un gran fan de Star Trek. El fundador de Amazon tuvo un cameo como extraterrestre en una de las últimas películas de la serie y Shatner viajó gratis como invitado.

El despegue le dio un atractivo invaluable a la compañía espacial de Bezos al abarcar a los baby boomers, seguidores de celebridades y entusiastas del espacio. Shatner protagonizó la serie original de televisión de 1966 a 1969, cuando Estados Unidos competía para llegar a la Luna, y luego apareció en varias películas de Star Trek.

El propio Bezos llevó a los cuatro tripulantes hasta la plataforma y cerró la escotilla después de que abordaron el cohete de más de 18 metros (60 pies). Un jubiloso Bezos estaba allí para recibirlos cuando la cápsula regresó. “Hola, astronautas. ¡Bienvenidos a la Tierra!’’, dijo Bezos mientras abría la escotilla y recibía a Shatner con un abrazo.

La cápsula, New Shepard, lleva el nombre del primer estadounidense en el espacio, Alan Shepard.

Competencia espacial

El vuelo se produce mientras la industria del turismo espacial finalmente está despegando, con pasajeros a bordo de naves construidas y operadas por algunos de los hombres más ricos del mundo.

Richard Branson, de Virgin Galactic, abrió el camino al viajar al espacio en su propia nave espacial en julio, seguido por Bezos nueve días después en el primer vuelo de Blue Origin tripulado. SpaceX, de Elon Musk, realizó su primer viaje privado a mediados de septiembre, aunque sin Musk a bordo.

La semana pasada, los rusos enviaron a una actriz y a un director de cine a la Estación Espacial Internacional para un proyecto cinematográfico.

“Estamos sólo al comienzo, pero qué milagroso es ese comienzo. ¡Qué extraordinario es ser parte de ese comienzo!”, dijo Shatner en un video de Blue Origin publicado en la víspera de su vuelo.

Shatner se unió a Audrey Powers, una vicepresidenta de Blue Origin y excontroladora de vuelo de la estación espacial de la Nasa, y a dos clientes pagos: Chris Boshuizen, un exingeniero de la Nasa que cofundó una empresa de satélites, y Glen de Vries, de una empresa de software 3D. Blue Origin no quiso divulgar el costo de sus boletos.

El actor aprovechó su vuelo para reírse la semana pasada en la Comic Con de Nueva York. Dijo que Blue Origin le informó que sería el hombre más viejo en el espacio.

“No quiero ser conocido como el hombre más viejo en el espacio. ¡Soy el maldito Capitán Kirk!’’, exclamó. Luego balbuceó actuando como si estuviera en pánico: “Capitán Kirk, yendo adonde nadie… ¿Voy a qué? ¿Adónde voy?’’.

Confesó: “Soy el Capitán Kirk y estoy aterrorizado”.

Bromas aparte, Blue Origin dijo que Shatner y el resto de la tripulación cumplían con todos los requisitos médicos y físicos, incluida la capacidad de subir y bajar varios tramos de escaleras en la torre de lanzamiento. Los pasajeros están sujetos a casi 6G, o seis veces la fuerza de la gravedad terrestre, cuando la cápsula regresa a la Tierra.