La japonesa Naomi Osaka sumó su cuarto trofeo de Grand Slam

   La tenista japonesa Naomi Osaka ratificó su excelente momento y se consagró campeona del Abierto de Australia, primer torneo de Grand Slam con disputa en Melbourne, tras imponerse hoy sobre la estadounidense Jennifer Brady por 6-4 y 6-3.

   Osaka, de 23 años y tercera en el ranking mundial de la WTA, empleó una hora y 17 minutos para doblegar a Brady (24) y de esa forma alzarse con su segunda corona en Melbourne Park, tras la anterior que había conquistado en la edición de 2019.

   La tenista japonesa jugó en un nivel altísimo durante todo el torneo y tan solo pasó apremios en los octavos de final, cuando estuvo “match point” en contra dos veces ante la española Garbiñe Muguruza, aunque revirtió la situación con una gran fortaleza mental y salió adelante.

   En la final, la nipona, quien había conquistado otros dos títulos de Grand Slam, en las ediciones 2018 y 2020 del US Open, dominó a voluntad a Brady desde el inicio del partido y no le dio jamás la posibilidad de que la complicara, con un juego por momentos abrumador.

   Su gran candidatura al título terminó de gestarse en semifinales, cuando superó en semifinales a la veterana estadounidense Serena Williams (11) por 6-3 y 6-4, impidiéndole ir en busca del récord histórico de 24 títulos de Grand Slam en poder de la ex tenista australiana Margaret Court, retirada en 1977.

   Por su parte, la final del cuadro masculino la jugarán este domingo desde las 5.30 (hora de la Argentina) el serbio Novak Djokovic (1), ocho veces campeón en Australia, las dos últimas en forma consecutiva, y el ruso Daniil Medvedev (4).