La vacuna contra el Covid-19: una espera cargada de tensión y expectativa

Mientras la multinacional estadounidense Johnson & Johnson se convirtió en el cuarto grupo farmacéutico en iniciar la tercera fase de ensayos clínicos de su vacuna experimental contra el coronavirus en Estados Unidos, el mundo aguarda con expectativa –y algo de tensión– el desarrollo de una dosis que ponga fin a la pandemia.

Días atrás, el papa Francisco alzó la voz para pedir que, de hallarse, la vacuna no se distribuya solamente entre los ricos.

Este miércoles, en la 75ª Asamblea General de la ONU se escuchó un ruego similar.

“Hemos visto que, cuando existe escasa dotación de un medicamento, el país productor retiene la producción. ¿Y el resto de las naciones? ¿Que se muera la gente? ¿Qué va a suceder con las vacunas? ¿Quiénes tendrán acceso a ellas? ¿Ya existen listas de países para eso?”, se preguntó el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Se refería a Latinoamérica, claro, uno de los sitios más castigados con 8,8 millones de casos y más de 327.800 muertes.

“Es fundamental que las vacunas lleguen –en primer lugar– a las personas más vulnerables y no sean acaparadas por los ricos”, expresó a su turno el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.

En Chile, por lo pronto, aseguran que habrá vacunas para el personal de riesgo.

“Tendremos 32,5 millones de dosis gratuitas para la población de riesgo y para el personal sanitario”, dijo el ministro de Salud, Enrique Paris, cuyo país sufrió 450 mil casos y más de 12 mil fallecidos.

La gran noticia ayer la dio Johnson & Johnson al anunciar el comienzo de la tercera fase de ensayos clínicos de su vacuna experimental en Estados Unidos.

Si los resultados son positivos, la compañía espera poder presentar una solicitud de autorización de emergencia ante la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) “a principios de 2021”, anunció la firma, la cuarta en llegar a esta instancia de desarrollo.

En total, 60 mil voluntarios de tres continentes participarán en el ensayo de Johnson & Johnson, en el que se les suministrará una sola dosis.

El pasado julio, la empresa de biotecnología Moderna se convirtió en la primera en comenzar la tercera etapa de ensayos en Estados Unidos, que consiste en medir la eficacia del producto a gran escala en miles de voluntarios.

Posteriormente, se sumaron Pfizer y su socio BioNTech, y, después, AstraZeneca.

El director del Instituto Americano de Enfermedades Infecciosas y uno de los principales asesores del grupo de trabajo sobre Covid-19 de la Casa Blanca, Anthony Fauci, aseguró en un comunicado que es un hecho “sin precedentes” que cuatro vacunas experimentales estén en una fase tan avanzada solo ocho meses después de haberse identificado el nuevo coronavirus.

“Es probable que se necesiten varias formas de vacunación para satisfacer las necesidades globales”, advirtió el epidemiólogo.

En tanto, el secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), Alex Azar, celebró que hubiera cuatro desarrollos a la vez. “Al crear una cartera de vacunas candidatas, se maximizan las posibilidades de que tengamos suministros sustanciales de una vacuna segura y eficaz, y tal vez múltiples opciones de vacunas, para enero de 2021”, expresó.

Dosis china

Ayer se conoció, a través de un estudio presentado en San Pablo, Brasil, que el 94,7% de los más de 50 mil voluntarios en China que recibieron la dosis CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, no presentaron ningún efecto adverso.

Los resultados de los ensayos clínicos señalaron que tan sólo un 5,3% de los vacunados registraron efectos adversos, todos de “baja gravedad”, según explicó João Doria, el gobernador de San Pablo, donde también se realizan pruebas con voluntarios.

“Efectos adversos de baja gravedad para una minoría de personas son comunes en vacunas ampliamente utilizadas”, dijo Doria, quien completó que los resultados “comprueban que la CoronaVac tiene un excelente perfil de seguridad”.

Doria reafirmó también que estudios anteriores indicaron que la vacuna de Sinovac, una de las más desarrolladas a nivel global y que está en la tercera y última fase de pruebas, obtuvo un 98% de eficacia en la inmunización de los individuos que la han recibido.

La vacuna china CoronaVac es desarrollada en Brasil por el paulista Instituto Butantan y habrá, en caso de aprobación, 60 millones de dosis a partir de diciembre a disposición de la población.

simulacio-n-de-vacuna-frente-al-covid-19-3_1600893368.jpeg