En Estados Unidos epidemiólogos advierten que no existe escenario seguro para asistir a una sala de cine

Mientras algunos estrenos cinematográficos planean regresar a las proyecciones presenciales en cines en distintos puntos de Estados Unidos, expertos advirtieron que no hay escenario en el que ir a una sala en este momento pueda ser seguro.

La información surge de un artículo publicado por Patrick Gomez en el sitio especializado The A.V. Club, donde médicos epidemiólogos opinaron en contra de la decisión de volver a permitir proyecciones en complejos cinematográficos.

“Aparte de alquilar una sala de cine completa, que obviamente no es una opción para la mayoría de nosotros, no existe un escenario en el que ir a una sala sea una buena idea”, aseguró Anne W. Rimoin, profesora de epidemiología en la Universidad de California.

“Es casi lo último que haría ahora”, dijo a su vez Abdul El-Sayed, colaborador de CNN y exprofesor del departamento de epidemiología de la Universidad de Columbia.

Las recomendaciones llegan en medio de distintos anuncios de películas que estrenarán el próximo viernes de manera presencial, como en el caso de Unhinged, que ha basado su campaña de marketing en el regreso de las salas en 44 estados.

“Lo que la gente debe darse cuenta es que realmente no existe un escenario de riesgo cero durante esta pandemia de COVID. Recomendamos a las personas que no interactúen con otras personas más allá de su familia inmediata o la burbuja del hogar a menos que sea absolutamente necesario, que limiten las reuniones de más de 10 personas en un espacio determinado y que eviten las áreas interiores. Y definitivamente no debes estar en un área interior donde te quitarías la máscara, ni siquiera para comer. Los cines tienen todo eso”, analizó Rimoin en entrevista con el medio estadounidense.

“Estar en una habitación durante dos horas con un grupo de personas que se ríen durante una película, y donde el aire no circula de manera eficiente, sin saber quién ha estado allí antes que tú, eso es una exposición realmente peligrosa. Simplemente no creo que valga la pena”, añadió a su turno El-Sayed.

“Le diría a la gente que use una máscara y la mantenga puesta todo el tiempo”, recomendó al pensar en quienes efectivamente elijan ir a una sala de cine. Y añadió: “Haga todo sin contacto: compre su boleto en línea, téngalo en su teléfono, no permita que lo toquen cuando lo escaneen. No pase tiempo en los espacios comunes: vaya directamente a su sala, siéntese lo más lejos posible de la gente”.

Ambos expertos destacaron  lo inconveniente que es en materia sanitaria el hecho de que los cines vendan comida. Tanto Rimoin como El-Sayed consideraron que sería preferible que las salas no pudieran vender alimentos para ayudar a que los espectadores mantengan su tapabocas durante toda la función.

La falta de circulación del aire y la oscuridad –que no permite ver qué hace la gente que puede estar cerca- son otros de los factores que señalaron estos profesionales de la salud como potenciales riesgos a la hora de volver a los cines.

Una proyección con distancia social en Francia (AP / Michel Euler).