“Solterísima”, en Netflix: una comedia con encanto, pero olvidable


Solterísima
es una de las sorpresas dentro del ranking de lo más visto en Netflix. La película sudafricana no fue un estreno anunciado con bombas y platillos, pero los usuarios la posicionaron en la plataforma. 

Quizá el primer motivo para darle clic tiene que ver con lo que ofrece a simple vista: es una comedia romántica liviana con un título ganchero que promete un rato de esparcimiento. Y sí, la historia invita a pasar un buen rato y tiene el plus de estar ambientada en Johannesburgo, por lo que al espectador de los paisajes a los que estamos acostumbrados a ver en pantalla. 

Pero fuera del escenario, la película responde a la típica fórmula de las comedias románticas. La idiosincrasia africana y las particularidades del país que uno esperaría ver retratadas se diluyen detrás de un formato visto mil veces. 

Dineo es una joven que no concibe su vida por fuera del noviazgo. Así es como va de una relación a otra buscando al hombre perfecto para formar una familia. Su amiga Noni está en las antípodas, es una profesional dedicada a su carrera y dispuesta solo a vínculos fugaces y a noches alocadas. 

Solterísima se presenta como una historia sobre las relaciones de pareja y las desventuras amorosas, pero termina teniendo más que ver con la amistad. En ese punto está su mayor virtud, porque es entonces cuando se corre un poco (no demasiado) de lo trillado de este tipo de relatos. 

La película es muy colorida y cosmopolita. Los looks de los personajes recuerdan a Sex and the City, solo que “la city” no es Nueva York, sino Johannesburgo. 

Los personajes dejan a la vista las exigencias de los tiempos modernos, la necesidad de ser exitosos, de estar en las redes sociales y de tener vidas perfectas. La protagonista es la principal exponente de esa forma de vida, en combinación con una postura conservadora ligada a la obligación de formar una familia y establecerse. 

Fulu Mugovhani interpreta a Dineo. En un primer momento, el personaje cae antipático, pero con el paso de los minutos y gracias a su histrionismo va logrando generar empatía. Tumi Morake, en tanto, hace un muy buen trabajo en el papel de Noni, el personaje más divertido y encantador de la película. 

Aunque al comienzo Solterísima se presenta como una historia previsible, en su segunda parte hace un paso al costado y muestra personalidad. No es una genialidad y carece de originalidad en su estructura general, pero a la larga cumple con la tarea de divertir y de hacerle pasar un buen rato al espectador. Aunque probablemente al rato nos olvidemos de haberla visto.

SolterísimaDirección: Katleho Ramaphakela, Rethabile Ramaphakela. Guion: Lwazi Mvusi. Con Fulu Moguvhani, Tumi Morake, Bohang Moeko, Yonda Thomas, Mpho Osei Tutu. Duración: 106 minutos.

En Netflix. Fulu Mugovhani y Tumi Morake, en “Solterísima”. (IMDB)