Brasil: gran aumento de permisos de armas

No parece ser una mera casualidad la postura del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a favor de la tenencia de armas, y el enorme aumento en los pedidos de licencias para usarlas de los ciudadanos.

Al comparar el primer semestre de 2020 con el mismo período del año pasado, se observa un aumento del 205% el número de licencias de armas de fuego concedidas por la Policía Federal, que pasó de 24.236 a 73.996.

Este crecimiento se debe, según los investigadores, a las ordenanzas y decretos firmados por el presidente Jair Bolsonaro para flexibilizar el acceso a las armas de fuego, consigna El País de España.

En la práctica, el mandatario desfiguró el Estatuto de Desarme, un conjunto de leyes que tenían el objetivo de controlar las armas y que, según estudios, salvaron más de 160 mil vidas.

Con el aumento de permisos, también subió la violencia letal. Según un estudio realizado por el Monitor de la Violencia, un proyecto llevado a cabo por el Foro Brasileño de Seguridad Pública en colaboración con el Núcleo de Estudios de la Violencia de la Universidad de São Paulo y el portal de noticias G1, se produjo un aumento del 7% en los homicidios en Brasil en los primeros cinco meses del año, índice impulsado principalmente por los Estados del noreste.

El estudio utiliza datos oficiales de las secretarías de Seguridad de los Estados y es el más reciente con cobertura nacional. De enero a mayo de este año, las muertes violentas pasaron de 18.120 a 19.382. Llama la atención el hecho de que este aumento se produce tras la reducción histórica de homicidios en 2019 (el número más bajo registrado desde 2007, cuando el Foro Brasileño de Seguridad Pública comenzó a recopilar datos), que fue celebrada por el entonces ministro de Justicia Sergio Moro.

La relación armas-violencia

La relación entre el aumento de armas y el aumento de la violencia no es desconocida para quien estudia la seguridad pública. “Según un estudio del Instituto de Investigación Económica Aplicada, generalmente por cada 1% más de armas en la población, hay un aumento del 2% de homicidios”, dijo Isabel Seixas de Figueiredo, consultora del Foro Brasileño de Seguridad Pública. “Pero no se puede afirmar que, en este caso específico, exista una relación entre el aumento del número licencias de armas y los homicidios, porque es un fenómeno reciente y el homicidio es un fenómeno multicausal”, agregó.

También advirtió que estas armas compradas y registradas legalmente pueden terminar en manos del crimen organizado: “Entre el 30% y el 40% de las armas incautadas por la policía fueron compradas originalmente por personas sin conexión con el crimen, que luego las vendieron o se las robaron”.

Gabriel Sampaio, coordinador del Programa de Combate a la Violencia Institucional de la ONG Conectas, coincidió con Figueiredo. “Los investigadores y la sociedad civil siempre han dicho que, al flexibilizar el Estatuto, existía la posibilidad de que aumentaran las muertes violentas. Esta afirmación se basa en datos. La relación entre armas y violencia se conoce desde hace muchos años, antes de las políticas públicas del Gobierno de Bolsonaro”, afirmó.

Según Sampaio, habría un “indicador” de que el aumento de homicidios en el primer semestre de 2020 puede estar relacionado con un mayor acceso a las armas. “La velocidad administrativa en la concesión de la tenencia de armas deja dudas sobre si la evaluación del perfil de quienes solicitan el permiso se lleva a cabo con el debido cuidado”, cerró.

Armas. En Brasil aumentó la velocidad en la entrega de permisos. (AP)