Preventiva a un “poliladron”: cómo “apuntaba” a las víctimas y pasaba datos

   La jueza de Garantías Susana Calcinelli confirmó la prisión preventiva del expolicía Carlos Octavio Meneses, acusado de liderar una asociación ilícita dedicada a cometer robos en nuestra ciudad durante el año pasado.

   La medida fue dispuesta a pedido del fiscal Mauricio del Cero, quien inició la investigación de la banda a partir del secuestro de un celular durante un operativo de drogas de rutina, sobre fines de 2019. 

 La jueza ordenó que Meneses -detenido el 4 de este mes- sea trasladado desde la delegación local de la Policía Federal, donde está alojado, a la cárcel de Villa Floresta.

   A Meneses, efectivo del Comando de Patrullas, se lo acusa de aportar datos concretos sobre potenciales víctimas de robo de dinero, además de suministrar logística, handys, chalecos y pistolas reglamentarias a su “brazo armado”, el joven Daniel Pedro Silva Beroisa, quien se mantiene prófugo.

   En la resolución judicial de 53 fojas, a la que tuvo acceso La Nueva., se dejó constancia de diversas escuchas telefónicas e intercambios de audios entre los acusados, muchos relacionados con la planificación de los golpes.

   Incluso con el uso de la aplicación Google Street View (Google Maps) “apuntaban” los domicilios de las víctimas y Meneses aportaba descripciones precisas sobre domicilios y los movimientos de los blancos.

Daniel Silva Beroisa continúa prófugo

   Entre ellos figuran uno de Rodríguez al 800, otro de Montevideo 1100, la vivienda de Bella Vista de un comeciante del centro, una agencia de lotería de la calle Juan Molina y un establecimiento de la zona de El Triángulo.

   Estos son algunos de los extractos de las conversaciones: 

   La vivienda de Rodríguez

Las “800 lucas”

El viaje al exterior

“Casita linda”

El ángulo de la cámara

El de la garita

La búsqueda de “Ñoño”

   La investigación continúa tras la pista de un sujeto apodado “Ñoño”, que sería cómplice de Silva Beroisa en los hechos delictivos.

   De hecho, en una de las conversaciones entre ambos, el 7 de noviembre pasado, aluden a “cazar” a los autores de un robo de ese día y “sacarle la teca boludo, porque cada uno de ellos se llevó una buena plata”.

   Cree el fiscal Del Cero que se refieren  al asalto que, sobre mediodía de ese día, sufrió un trabajador de la empresa Comper Arg, al ser despojado del dinero de la recaudación de las tarjetas Sube, en un quiosco de Güemes al 1100.