La tarjeta de crédito, otra víctima del Covid-19

El índice de medios de pago que elabora periódicamente la consultora Prisma arrojó que en el segundo trimestre el uso de tarjetas de crédito se desplomó 23,5 por ciento en Argentina, como consecuencia de los efectos negativos en la economía de la pandemia de Covid-19 y de las medidas de aislamiento tomadas para prevenir su contagio.

De todos modos, el informe también muestra cifras positivas: “Hubo un leve incremento (cinco por ciento) en las transacciones con tarjeta de débito, mientras que el uso de tarjetas prepagas creció 285 por ciento, gracias al impulso de la tarjeta AlimentAR, una herramienta clave para la bancarización de los sectores más vulnerables de la población”, expresó Prisma.

Así, si bien del total del volumen comercializado con plásticos la mayoría (53,9 por ciento) sigue siendo tarjetas de crédito, la participación de éstas cayó desde el 64,4 por ciento del año pasado. 

Del otro lado, las de débito crecieron de 35 por ciento a 41,7 por ciento, y las prepagas, de 0,6 a 4,4 por ciento. 

Más planes

Según el reporte de Prisma, otro de los efectos que deja la pandemia es el crecimiento de la elección de los planes “Ahora”, a la hora de abonar las compras con tarjeta de crédito.

Si bien las operaciones en un solo pago concentran el grueso del volumen (62,7 por ciento), las diferentes versiones de los planes “Ahora” (3, 6, 12 y 18 cuotas) duplicaron su participación de 11 por ciento el año pasado a 21,7 por ciento en los últimos tres meses.

En cambio, perdieron terreno los planes de cuotas propios que ofrecen bancos y emisoras financieras, de 28,3 por ciento a 15,6 por ciento. 

El Plan Ahora 12 es el que domina con más de la mitad de las operaciones, de acuerdo con Prisma. 

PLÁSTICO. El uso de crédito bajó, pero crecieron las compras con débito. (LA VOZ/Archivo)