Un saldo de 40 muertos dejó un ataque de Boko Haram en Chad

Unos 26 terroristas, nueve soldados y cinco civiles murieron ayer en un atentado del grupo nigeriano Boko Haram contra un campamento del Ejército de Chad, que repelió el ataque.

Boko Haram lanzó una ofensiva a primera hora de la mañana contra un campamento del Ejército chadiano en la zona de Boma situada en la provincia del Lago Chad (oeste), fronteriza con Nigeria, a unos 100 kilómetros de la capital regional de Bol.

“Es cierto que nuestras fuerzas de defensa y seguridad fueron atacadas por un grupo de terroristas, pero la respuesta fue rápida”, confirmó a un alto mando militar de Chad que pidió el anonimato.

“Nuestras fuerzas del orden reaccionaron rápidamente y repelieron a los enemigos después de dos horas de lucha. Lamentamos la muerte de nueve soldados y cinco civiles asesinados durante la desbandada de los terroristas. Por otro lado, 26 terroristas murieron durante este asalto”, añadió el militar.

“Nos despertaron cañones y detonaciones muy temprano esta mañana (…). Vimos soldados que nos hicieron saber que estaban persiguiendo a los islamistas de Boko Haram. Al mismo tiempo, los soldados depositaron los cuerpos sin vida de las personas que nos presentaron como víctimas civiles”, explicó un residente.

Desde principios de 2020, Boko Haram intensificó sus ataques contra las fuerzas de seguridad chadianas. El pasado 21, un enfrentamiento similar dejó 16 muertos del grupo terrorista y cinco del Ejército chadiano.

Boko Haram, organización originaria de Nigeria, opera en los países vecinos fronterizos con la cuenca del lago Chad: Chad (donde comenzó sus ataques en 2015), Camerún, Níger y Nigeria.

El grupo fue creado en 2002 en la localidad de Maiduguri (noreste de Nigeria) por el líder espiritual Mohameh Yusuf para denunciar el abandono del norte del país por las autoridades. En aquel momento efectuaba ataques contra la Policía nigeriana, al representar al Estado, pero desde que Yusuf fue abatido por agentes en 2009 el grupo se radicalizó más.

Desde entonces, el noreste de Nigeria está sumido en un estado de violencia provocado por Boko Haram que busca imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

(AP).