Escuelas en Haití reanudan clases tras meses de disturbios

PUERTO PRÍNCIPE (AP) — Protegidos por patrullas policiales, miles de menores haitianos comenzaron el lunes a regresar a clases luego de que las escuelas se vieran obligadas a cerrar más de dos meses debido a los violentos disturbios en el país.

En algunos planteles había hasta una cuarta parte del alumnado después de que la semana pasada el Ministerio de Educación solicitara a las escuelas públicas y privadas que reanudaran las clases.

Al igual que prácticamente todas las oficinas de gobierno y las empresas privadas, las escuelas cerraron durante los más de dos meses de protestas en las que los manifestantes exigían la renuncia del presidente Jovenel Moïse.

Los inconformes aseguran que Moïse ha manejado mal la economía y tolerado la corrupción. El mandatario dice que intenta conducir al país hacia una mayor estabilidad y no cederá ante lo que considera son exigencias inconstitucionales para que deje el cargo cuando aún no concluye su periodo.

Yollande Chery, una alumna de último año de secundaria, llegó a su escuela, donde sólo había otros cuatro estudiantes y un maestro.

“Duele saber que las escuelas están en clases en otros países”, afirmó. “No quiero quedarme en casa. Quiero estar en la escuela con mis amigos”.

En el Liceo de Petionville, de carácter público y ubicado en una sección relativamente próspera de la capital, unos 400 menores se presentaron a clases. El plantel tiene unos 2.000 estudiantes inscritos.

El director Jean-Marc Charles dijo que la escuela había intentado mantener al corriente a los alumnos de los grados más altos mediante tareas enviadas por WhatsApp.

Señaló que en la escuela habrá clases los sábados y se cancelarán todos los días de vacaciones de Navidad salvo dos para ayudar a los estudiantes a ponerse al día.

Dijo que la escuela no tuvo más opción que cerrar durante las protestas, que incluyeron bloqueos de caminos, enfrentamientos con la policía y saqueo de negocios locales.

“Había protestas cuando los chicos estaban en las aulas”, afirmó. “Esa situación estaba causando pánico, y en ocasiones los menores no podían irse a casa debido a las calles obstruidas. Era traumático”.

En otras ciudades, como Gonaives en el norte de Haití, muchas escuelas estaban cerradas debido a que continuaban los bloqueos de calles y hay temor a la violencia.

La misma situación se presentó en vecindarios de Puerto Príncipe, donde los administradores no abrieron el lunes a pesar del llamado del gobierno para la reanudación de clases.

Marie-Bernard Noel, de 39 años, mantiene a sus hijos de la venta de bocadillos de huevo cocido y emparedados de crema de cacahuate a estudiantes en el Liceo de Petionville.

La mujer dijo el lunes que la reanudación de clases la ayudaría a ganar algún dinero, pero manifestó su profunda frustración de que la escuela privada a la que envía a sus hijos de 7 y 4 años continúe cerrada.

“He tenido que usar mis ahorros para alimentar a mis hijos”, afirmó. “Todo el mundo ha perdido. El país ha perdido”.

____

Sanon contribuyó desde Puerto Príncipe y Weissenstein desde La Habana.