“Sin coaching ni chicanas”: cómo se preparó Matías Lammens para el debate de candidatos a jefe de Gobierno

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

“No se ganan votos con el debate”. En el búnker de Matías Lammens entienden que el cruce que protagonizarán este jueves los cuatro candidatos a jefes de Gobierno es muy importante en términos institucionales pero difícilmente se pueda capitalizar electoralmente el 27 de octubre.

Durante las últimas semanas, el postulante del Frente de Todos estudió con sus equipos técnicos cifras y detalles de cada una de las áreas temáticas que se abordarán. Discutió e hizo preguntas sobre los informes que prepararon los especialistas de cada área. Se los llevaba para estudiar solo. Esto le servía -aseguran- para concentrarse más y para aprovechar mejor los tiempos libres que le quedan entre la campaña y la administración de San Lorenzo.

También le pidió letra a otros integrantes de su fuerza política, como Mariano Recalde, que ya han estado en sus zapatos y vienen trabajando desde hace años en el ámbito porteño. El candidato a senador incluso llegó a escribir un libro sobre las problemáticas de la ciudad.

El equipo de campaña del Frente de Todos jura que Lammens no recibió ninguna clase de coaching ni tampoco practicó mediante juego de roles (simulacros de debate). En ese sentido, consideran que no correrá grandes riesgos este jueves por dos motivos. En primer lugar, porque aseguran que “ya tiene muy internalizados los temas” gracias a la intensa campaña que vienen desarrollando. “Solo estuvo estudiando muchos más los detalles”, explican.

Por el otro lado, entienden que el formato del debate no es lo suficientemente abierto y flexible como para que los candidatos queden en aprietos. Si bien habrá preguntas cruzadas entre Rodríguez Larreta, Lammens, Tombolini y Solano, destacan que la falta de repreguntas le permitirá a todos los participantes evitar situaciones incómodas. Sin la posibilidad de repreguntar, es fácil irse por las ramas o cambiar de tema.

Nos hubiese gustado otro modelo de debate, pero igualmente creemos que es una instancia muy importante para que se conozcan todas las propuestas de los candidatos”, señalan.

Desde el punto de vista discursivos, el presidente de San Lorenzo seguirá insistiendo con los mismos caballitos de batalla que dieron buenos resultados durante la campaña: la falta de un plan de desarrollo económico, la diferencia en las prioridades a la hora de repartir el presupuesto, la inexistencia de políticas locales para contrarrestar los efectos de la crisis económica nacional y el apoyo del Gobierno porteño a las medidas impulsadas por Mauricio Macri. Apuntando con exclusividad contra el candidato de Juntos por el Cambio, que según los últimos sondeos araña una victoria en primera vuelta. Disputar cada voto será clave para que no llegue al 50%.

Sin embargo, en el búnker de la calle Pavón adelantaron que no apelarán a las chicanas ni a los golpes bajos. Según explican, mantendrán el estilo de campaña “propositiva” que se enmarca en la búsqueda de un “cambio cultural”. “Matías siempre defiende la posibilidad de decir que estamos de acuerdo con Rodríguez Larreta en determinadas obras pero que nos separan las prioridades. Por eso no son necesarios los golpes bajos ni los ataques personales”, detallan.

Por el lado de sus adversarios, los encargados de analizar los discursos del oficialismo especulan que nuevamente apelarán a simplificar y polarizar el escenario electoral. En esa línea, recuerdan que tanto Rodríguez Larreta como su vice Diego Santilli han calificado en diferentes entrevistas a Lammens como “un kirchnerista” durante la campaña. “Nuestro espacio es más amplio que el kirchnerismo y a Matías no le pueden endilgar mucho más que compartir listas”, argumentan sin mostrar demasiada preocupación.

Con cierto tono de desafío, desde el Frente de Todos también aseguran que si se presenta alguna otra oportunidad de debatir -bajo otro formato-, ya sea en un medio de comunicación privado o en alguna institución pública, se presentarán sin dudarlo.

Este jueves, según resolvió el Tribunal Superior de Justicia, Horacio Rodríguez Larreta (Juntos por el Cambio), Matías Lammens (Frente de Todos), Matías Tombolini (Consenso Federal) y Gabriel Solano (Frente de Izquierda) expondrán durante una hora y veinticinco minutos en un estudio privado de televisión.

Cada candidato contará con un minuto para presentarse, tras lo cual los moderadores introducirán los temas en un máximo de 30 segundos. De inmediato cada candidato expondrá en un minuto y medio sin interrupciones, y a partir de allí recibirá una pregunta de otros candidatos. Por cada eje temático, los participantes en debate dispondrán de un minuto a modo de conclusión.

Los ejes temáticos serán: Infraestructura y gestión urbana, que incluye el transporte, el ordenamiento territorial y la visión metropolitana; Autonomía, justicia y seguridad, que abarca seguridad institucionalidad y Poder Judicial; Educación, salud, cultura y desarrollo humano, que incorpora políticas sociales, igualdad de género e inclusión; y Vivienda, ambiente y desarrollo productivo, que contiene ambiente, hábitat, áreas verdes, vivienda, residuos, actividad económica y empleo.

Los moderadores serán las siguientes duplas de periodistas: Guillermo Andino y Débora Plager; María Areces y Damián Glanz; Marisa Andino y Claudio Rígoli; Erica Fontana y Adrián Puente, y María Laura Santillán y Marcelo Bonelli.

Seguí leyendo:

Rodríguez Larreta prepara su debate electoral y juega a fondo para evitar el balotaje