Desde el jardín hasta la universidad: una por una, las propuestas en educación de los candidatos presidenciales

Los seis candidatos a presidente de la Nación
Los seis candidatos a presidente de la Nación

A pocos días del primer debate presidencial, cinco de los seis candidatos presentaron sus planes para educación en caso de ser electos. Mauricio Macri, Roberto Lavagna, José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión ya lo habían hecho la semana pasada y en los últimos días Nicolás Del Caño sumó su propuesta. El único que todavía no presentó un programa es Alberto Fernández.

Desde el Frente de Todos, explicaron que prefieren tener certezas sobre la economía que van a encontrar para poder definir políticas educativas, que sin ello sería una “irresponsabilidad”.

Los otros cinco candidatos respondieron a una iniciativa del Observatorio Argentinos por la Educación, que contó con el respaldo de 35 expertos en la materia y una buena cantidad de ONGs. En concreto, se les pedía a los espacios políticos que presentaran sus propuestas, con indicadores medibles y que se comprometieran a rendir cuentas una vez por año de los avances y dificultades que hubieran encontrado.

Macri, Lavagna, Espert, Gómez Centurión y Del Caño cumplieron en parte con la iniciativa. En todos los casos, se trata de propuestas sin precisiones sobre los recursos que se necesitan para cumplirlas, con enunciados vacíos e incluso lagunas profundas en temas cruciales, sin indicadores que posibiliten un seguimiento. No se precisa cuánto mejorarían, por ejemplo, los aprendizajes, o a cuánto buscan llevar la tasa de egreso del secundario o qué cobertura se espera alcanzar en el nivel inicial.

Los planes omiten cuestiones importantes (NA)
Los planes omiten cuestiones importantes (NA)

“Es positivo que la mayoría de los candidatos hayan presentado públicamente sus propuestas educativas. Es la primera vez que ocurre y es un paso adelante. Sin embargo, es poco lo que dicen sobre los modos en los que van a aplicar las propuestas, y cuáles son los mecanismos de consenso para llevarlas adelante desde un gobierno nacional del que no depende ninguna escuela. Incluso, algunas propuestas van en contra de leyes nacionales vigentes”, consideró Mariano Narodowski, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella.

Por su parte, Gustavo Zorzoli, ex rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, señaló: “Del análisis integral de las propuestas, surge la falta de lineamientos para la transformación de la escuela secundaria que se visualiza como imprescindible. En su mayoría se plantean cuestiones que no hacen a la modificación de los elementos nodales del nivel, como son el régimen académico, el currículum y el sistema de convivencia”.

Un nuevo informe del Observatorio analizó las cinco propuestas, registró sus similitudes y diferencias respecto a distintas dimensiones. Una de ellas fue la política docente. Allí Lavagna insiste en una mayor influencia del Estado Nacional, que garantice “un salario mínimo en todo el país” y propone crear una carrera de directores. Espert es categórico: pide declarar la educación como derecho esencial y prohibir la huelga docente. Macri propone continuar con el Plan Nacional de Formación Docente. Gómez Centurión habla de universalizar el régimen de profesor por cargo. Mientras que Del Caño plantea crear “todos los cargos necesarios para que funcione la escuela pública”.

En el plano de la evaluación, las propuestas también difieren. Consenso Federal y Frente Despertar proponen la creación de organismos especializados que realicen la evaluación del sistema educativo. Juntos por el Cambio no dice eso, pero sí busca continuar con las pruebas Aprender y Enseñar. Frente Nos menciona los resultados logrados como un aspecto importante, aunque no aclara qué política llevará a cabo. Y el FIT-Unidad propone que sea la comunidad educativa la que esté a cargo de la evaluación.

En lo relativo a financiamiento, el programa de Juntos por el Cambio no hace alusión. Lavagna hace referencia a cumplir la Ley de Educación Nacional, que establece la inversión educativa en un 6% del PBI. Espert dice que va a crear un Instituto de Financiamiento Educativo para transferir montos a la escuelas en base al número de sus alumnos. Gómez Centurión solo señala “priorizar la educación en el presupuesto nacional” y Del Caño dice que la inversión debería ser del 10% del PBI y que quitará subsidios a la educación privada.

Desde el nivel inicial hasta el nivel superior, estas son las propuestas de los candidatos:

Jardín de infantes

Lavagna: Revisar financiamiento e infraestructura.

Espert: Crear régimen estatutario para formación de instituciones escolares privadas independientes, que en realidad correría para los tres niveles.

Macri: Sin menciones.

Gómez Centurión: Incrementar la cantidad de centros públicos y privados subvencionados para menores de tres años.

Del Caño: Universalizar educación inicial desde los 45 días y obligatoriedad desde los 3 años.

Primaria

Lavagna: Impulsar la expansión de las escuelas de jornada extendida hasta seis horas en el 50% de las establecimientos del país para el 2030.

Espert: Además del régimen estatutario para escuelas privadas, imponer que sea necesario aprobar un examen estandarizado una vez que se termina el nivel.

Macri: Incorporar la “nueva forma” de enseñar matemática en el 100% de las escuelas.

Gómez Centurión: Buscar la “excelencia de la educación pública” e impulsar la universalización de la jornada extendida.

Del Caño: Quitar subsidios a la educación privada en forma progresiva. Implementar doble jornada en todas las escuelas.

Secundaria

Lavagna: Incrementar la formación técnico-profesional. Impulsar la vinculación con el mundo del trabajo.

Espert: Impulsar trayectos técnicos diferenciados, asimilando prácticas de países exitosos como Alemania. Aprobación del nivel en base a examen estandarizado.

Macri: Implementar la política Secundaria 2030 en el 100% de las escuelas del nivel. Mejorar los indicadores de terminalidad educativa.

Gómez Centurión: Impulsar la expansión de la oferta de educación técnico profesional como respuesta a la necesidad de otorgar a los alumnos un oficio para el inicio de su actividad laboral.

Del Caño: Pasantías educativas regidas por convenio. Crear centros de estudiantes en todas las escuelas.

Universidad

Lavagna: Sin menciones.

Espert: Crear un Instituto Nacional de Becas de acuerdo a prioridades de carreras (mayor cantidad y becas de mayor valor en educación y medicina; nivel intermedio para ciencias duras y nivel bajo para ciencias sociales). Este sistema de becas, de manera gradual, reemplazaría a la gratuidad universitaria. Las universidades públicas tendrán que arancelar la enseñanza y reestructurar la oferta académica para adecuarse a la demanda del alumnado.

Macri: Implementar un sistema de créditos para aumentar la tasa de graduación. Profundizar la planificación estratégica del nivel superior de acuerdo a las demandas productivas regionales. Ayer anunció que centrará las Becas Progresar en las carreras prioritarias como ingeniería o enfermería y quitará el resto de las líneas.

Gómez Centurión: expandir la oferta de educación técnico profesional.

Del Caño: Sin menciones.